Blogia
conocimiento inútil

recuerdo de milos

Ya que estoy en el dique seco, por culpa de una otitis que cogí (en el sentido hispano-peninsular del término) en una fugaz escapada a Aranjuez, y que estoy poniéndome al día de la vida y milagros de los amigos, he decidido que, como premio invaluable a vosotros, mis fieles que me visitáis de vez en cuando, os voy a aconsejar la visita a Milos.

La verdad es que acabamos en la isla porque mi compañero Max me había recomendado la visita, y mi enamorada (y amada) no conocía la isla, que antes sólo conocía por la Afrodita de Milos (la Venus de Milo, para los horteras). Bueno, de hecho hay una placa en el lugar donde fue encontrada, in the middle of nowhere.

Con esto paso a contaros que una de las cosas que me pierden de mi amada es su pasión por las cosas viejas (nada de chistes, que estoy hecho un crío). En serio, paseas con ella por la Acrópolis y parece que vivió en tiempos de Socratís; paseas con ella por el Pireo y parece que tomaba copas con Temistoclís; vas con ella donde sea y no dejas de visitar esas piedras viejas que hay ahí tiradas. Y cuando cita a Herodoto de memoria me pone a cien: qué le voy a hacer si soy un pervertido.

El caso es que desde el Pireo tienes unos barcos (los Highspeed) que te llevan a Milos en tres horitas o algo asín, y te depositan en el puerto de Adamas.

Nuestro hotel estaba en este pueblecito, y el balconcillo de la habitación daba a la mar salada, lo que siempre es un detalle. Además, esta mujer fantástica alquiló un coche (el clásico Fiat Panda, más que suficiente para desenvolverse con soltura por las vías públicas del lugar, a no ser que seas un pijo como Hans) que nos permitió gestionar muy bien el estrés consustancial al lugar.

Porque en Milos tienes dos fuentes de estrés: dónde cenaremos hoy y a qué playa vamos.

Anduvimos por varias playas, algunas desiertas y otras no. De las desiertas, me quedo con Sarakiniko, que parece que era donde se refugiaban los piratas cuando por allí pasaban, y de las pobladas con Pollonia. De los restaurantes (tascucios, mejor dicho), uno de cuyo nombre no puedo acordarme, regentado por un antiguo marinero que, al terminar, nos sacó un postre conocido (eso no lo explicó más que en griego, por lo visto para no asustarme) como el "postre de bodas", que parece que causa en quien lo come la necesidad irrefrenable de contraer matrimonio (no explicó si por lo civil o por lo militar, ni qué pasa si el comedor es gay donde eso sea un problema).

La puesta de sol en la isla es espectacular, y parece ser por ello que toda la turistada (nosotros incluidos, of course) se dan cita en el Utopia Bar,que tiene una vista del mar, justo allí donde el sol se pone, que probablemente no tiene igual. A nosotros, por supuesto, nos tocó la gorda que no paraba de dar la barrila.

Y la estrella, sin duda, fue la noche en que la Hélade se proclamó campeona de Europa de pelotón. Yo, de quien los más viejos del lugar no recordaban cuál fue la última vez que veía un partido de pelotón entero (o, alternativamente, sin dormirme), me lo pasé como un enano viendo a esos helenos excitados como John C. Holmes en plena jornada de trabajo... y qué decir de esos momentos mágicos como "el gooooooool" o "campeones, campeones, oé oé oé", todo ello en idioma del lugar.

En fin, que es una isla que no está demasiado destrozada por el turismo (como Creta... pero si acaso ya hablaremos de eso otro rato) y donde se pueden pasar unos días tranquilos y maravillosos... ¡¡¡como los míos!!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

petalo -

bueno y que tal estas??que tal todo?

Hans -

Pijo? Pijo yo? Naaaaaaaaaaah, te lo hará la vista. BTW, Kamerad: he estado esta tarde con ... Bueno, te lo cuento vía jotmail. Aparte de eso... ah, si!!! Esto iba de coches, no? Juerl... El Twingo de Pétalo también iría de c*ña. Por cierto que me sé de uno que va a reducir el número de plazas y de techumbres automovilísticas en breve (I hope).
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

cocoliso -

pues nada, bonita, a ver si te pillas una hucha de cerdito y empiezas a meter céntimos, que el sitio vale la pena. Pero eso sí, te recomiendo que lleves puesto el marombo! :-)

petaLO -

Uy cuidate mucho la otitis!! yo he tenido un par de veces y la verdad que se pasa fatal!! cuidate muchoooo!! por otro lado lo de visitar milos.. ayayay ojalá pueda el verano del 2005!!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres