Blogia
conocimiento inútil

Mundo Viejuno

Mundo Viejuno

Hoy, y sin que sirva de disolvente, Cocoliso ha ido a la pelu; tiene una cerca de casa que es conveniente: la dama es competente, el precio más que razonable y nunca he visto a nadie más dentro (la primera vez, lo confieso, entré con mucho miedo).

No se trata, o no exclusivamente, de una peluquería, sino de la parte trasera de una tienda al estilo de algunos pueblos españoles, donde lo mismo puedes comprar el periódico que unas chuches que un bote de café soluble. Mi idea es que la hija estudió peluquería y le han colocado un chiringo en el local familiar para ahorrarse unos euros en el alquiler. El caso es que, para cubrir las paredes, colocaron un papel pintado (empezamos bien) que tiene motivos florales similares a los de muchas salas de estar de tiempos de nuestros abuelos o padres, pero cambiando los burdeos, dorados y verdes por distintas tonalidades de gris.

Por alguna razón que se me escapa, las ideas "viejuno" y "gris" me llevaron a pensar en la política española.

No es que la política española sea esencialmente distinta de la que se practica en otros lugares del mundo: por mucho que queramos mirarnos el ombligo, en muchos países las discusiones tienen un tono o un contenido parecidos, sobre todo cuando se discuten los mismos temas, verbigracia la crisis. Vean, vean ustedes la BBC o la CNN u otro canal de televisión del que entiendan el idioma: lo que dice un gobierno y lo que dice otro es fundamentalmente lo mismo, e idénticos son los discursos de los partidos de oposición. Independientemente de lo que llamamos ideología: donde los socialistas están en la oposición, dicen lo mismo que nuestros populares. Bueno, que dirían si no estuvieran demasiado ocupados lanzándose venablos u otras armas arrojadizas entre ellos.

Seguimos viendo la política como una lid, no como una tarea común o siquiera como una búsqueda de acuerdos. Es una lucha de posiciones, y no de intereses. No sé si estamos tirando por la cisterna el consenso constitucional o no, pero sí que tengo claro que nuestros políticos son demasiado vagos como para hacer el esfuerzo que la generación anterior hizo durante todo el proceso que llamamos la transición. Ello es, si cabe, más grave en el caso de los grupos de oposición (y no hablo sólo de los partidos) que no parecen conscientes de no haber conseguido el respaldo mayoritario de los votantes.

Me gustaría ver juntos con más frecuencia a Rodríguez y Rajoy, no sólo en reuniones protocolarias en la Moncloa, sino en reuniones periódicas que no fueran noticia en los medios por lo habitual. Me gustaría que cenaran juntos de vez en cuando, que el Presidente del principal partido de la oposición fuera invitado a viajes oficiales junto al del Gobierno, que en el Parlamento hubiera menos actuaciones de cara a la galería llamándose follones y calzonazos unos a otros, y que se sentaran tranquilamente a construir la concordia. Si hay que hacerles un curso para que aprendan a negociar con otras técnicas que las de Chicago o Palermo, que lo paguemos entre todos. Vale la pena, aunque sólo fuera porque así quizá podrían perder menos el tiempo y el decoro.

Mientras tanto, seguiré soñando. Que ustedes están muy bien.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Vesania.- -

hala! y actualizado el blog de mis amiguicos
;-))

http://vesania.blogia.com/2009/012103-echando-la-blog-mirada-atras....php
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Vesania.- -

jo! no sabía que tenías blog!! y que además lo actualizas jajajajaja.
Besos.
pa mi blorrol inmediatamente!!!!
Mas besos.
carmen.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres