Blogia
conocimiento inútil

el puto mes de diciembre

Cuando esperaba ya que se fuera de una puta vez este cabrón sin grandes desgracias personales, el mazazo.

El año pasado, diciembre empezó llevándose a un querido, aunque distante, amigo, y terminó, el 30, llevándose a mi abuela. El día que mire a esta historia con distancia suficiente contaré la tortura que es que un familiar querido (porque estas cosas hay que especificarlas) se vaya en Zaragoza en días festivos.

Este año le ha tocado a mi amigo, a mi hermano Diego, con quien planeábamos una reunión de las dos familias de ambos lados del charco para la Semana Santa próxima. Diego, el hijo, me dice que es un infarto pero yo se que es el bastardo cabrón hijueputa de diciembre.

Necesitaba escribir esto, pero no puedo ir más allá. Ruego tu comprensión.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres